No más desastres para hornear: 11 consejos que hacen que hornear sea fácil

Definitivamente, hornear es una de las artes culinarias más complejas que existen, ya que muchos cocineros expertos temen tanto como “sumergirse en el arte de hornear”. Es una verdadera lástima, ya que los postres caseros y la pizza son objetivamente los mejores. Dominar este arte no es tan difícil, siempre y cuando recuerdes que hornear es más una ciencia que un arte. Si lo trata como tal y sigue algunas reglas simples pero específicas, obtendrá un resultado delicioso y hermoso cada vez. Estos 11 consejos esenciales asegurarán que su arduo trabajo en la cocina valga la pena sin falta.

1. El color de sus bandejas para hornear es importante

El color de sus bandejas para hornear es importante

La mayoría de las personas no saben que el color de su molde para hornear puede influir en su horneado tanto como su horno o los ingredientes que usa. Los moldes para hornear oscuros se usan mejor para dorar algo muy rápido, ya que los colores oscuros absorben mejor la luz y el calor. Por lo tanto, estos son perfectos para verduras asadas, pero no son ideales para galletas, pastelitos y pasteles, ya que los resultados pueden ser desiguales (dorados por fuera, pero poco cocidos por dentro, al igual que las magdalenas a la derecha).

Las bandejas y sábanas ligeras , por otro lado, reflejan más luz, por lo que son perfectas para galletas, magdalenas y pasteles, pero no podrán darle la corteza de pizza que tanto desea.

2. No deje ingredientes al sol

No deje ingredientes al sol

Tu pastel no se levantó y no tienes idea de por qué. Puede ser porque dejaste polvo de hornear o bicarbonato de sodio bajo la luz solar directa. Estos ingredientes pueden reaccionar al sol, dejándolos ya no activos más tarde cuando los agrega a la masa para pasteles. Por eso es mejor mantener todos sus ingredientes fuera de la luz directa.

3. Use un rallador para preparar su mantequilla fría

Use un rallador para preparar su mantequilla fría

La mantequilla es uno de los ingredientes más difíciles e importantes para trabajar al hornear. Siempre preste atención a la temperatura de la mantequilla que requiere su receta, aquí discutimos por qué con mayor profundidad .Si su receta específica requiere mantequilla fría (por ejemplo, para hacer una masa de pastel), puede ahorrar mucho tiempo simplemente usando un rallador de queso en lugar de cortar la mantequilla en cubos. Después de rallar la cantidad requerida de mantequilla, devuélvala al refrigerador por un par de minutos para que se enfríe antes de usarla. Con este método se garantiza una corteza súper crujiente, ya que manejará menos la masa y no tendrá tiempo para calentarse.Además, no tires la envoltura de mantequilla, úsala para engrasar las bandejas para hornear.

4. Tenga en cuenta la temperatura en su cocina

Tenga en cuenta la temperatura en su cocina

Al hornear, utilizamos algunos ingredientes que tienen diferentes propiedades cuando se usan a diferentes temperaturas (por ejemplo, mantequilla), y otros que requieren una cierta temperatura para activarse (por ejemplo, levadura). Estos ingredientes sensibles a la temperatura pueden fallar cuando se usan en una cocina que hace demasiado calor o demasiado frío.
Por ejemplo, la masa para galletas puede volverse más líquida cuando se hace en climas cálidos, mientras que la masa madre simplemente no se prueba en una habitación fría, por lo que siempre tenga en cuenta la temperatura ambiente y realice ajustes en el proceso de horneado para compensar.

5. No mida sus ingredientes sobre el tazón para mezclar

No mida sus ingredientes sobre el tazón para mezclar

Vemos este error todo el tiempo: una persona que quiebra huevos, mide el azúcar, la vainilla o incluso la harina directamente sobre el tazón que contiene el resto de los ingredientes. Y si bien entendemos que usar tazones separados significa muchos más platos para preparar más tarde, usar solo un tazón es a menudo una receta para el desastre.
En cambio, tiene dos opciones : preparar todos los ingredientes con anticipación como lo hacen en los programas de cocina (y lo ilustramos en la foto de arriba) o simplemente usar un segundo tazón para medir cada ingrediente y transferirlos al tazón principal uno por uno . Ambos métodos aseguran que agregue la cantidad exacta de cada ingrediente y no un poco más, que es exactamente lo que desea.

6. Use una balanza en lugar de tazas medidoras

Use una balanza en lugar de tazas medidoras

En comparación con la cocina, hornear es una ciencia muy exacta, donde unas pocas pizcas de harina o una onza de mantequilla pueden hacer o deshacer una receta. Y aunque reconocemos que usar tazas cuando se hornea es una tradición estadounidense de larga data, ¿alguna vez se ha preguntado si la mayoría de los chefs usan las escamas en su lugar?La razón principal de esto es la gran variación en el tamaño entre diferentes marcas y estilos de tazas de medir. Un blogger incluso realizó un experimento y descubrió que al usar solo 2 marcas diferentes de tazas de medir para medir 5 tazas de harina producía una diferencia de peso superior al 12%, suficiente para afectar realmente la calidad de la masa. Es por eso que siempre recomendamos utilizar una medición más precisa, es decir, una escala.

7. No saque la harina con una taza para medir la harina

Si desea apegarse a las tazas de su abuela para medir sus ingredientes, está perfectamente bien, siempre que sepa que son precisos. Pero tenga en cuenta que también importa cómo empaca la harina en su taza.
Y si bien extraer la cantidad necesaria de harina puede parecer lo correcto, los expertos recomiendan colocar la harina en la taza. Esto es importante porque al recoger, puede empacar la harina en la taza demasiado densa, lo que en realidad puede secar la masa o espesar demasiado el relleno.

8. Sepa qué ingredientes puede o no puede intercambiar

No hay nada mejor que seguir de cerca una receta que conoces y en la que confías, pero ¿qué pasa si te gusta una nueva receta, pero no tienes o simplemente no te gusta uno de los ingredientes? En algunos casos, puede sustituir estos ingredientes por otros, mientras que en otros, los ingredientes son insustituibles.

Los ingredientes básicos, como los tipos específicos de harina y azúcar, o los ingredientes grasos (como los aceites o la mantequilla) a menudo son más difíciles de reemplazar sin afectar el sabor o la textura del producto final. Los ingredientes de relleno, las especias y los sabores artificiales, como la vainilla, el chocolate, las pasas o las frutas, por otro lado, generalmente son opcionales o intercambiables.
Algunas recetas ofrecerán alternativas a los ingredientes poco comunes, y otras ofrecerán reemplazos vegetarianos / veganos, así que siempre busque aquellos en una receta.

9. Use un termómetro de horno cuando hornee

Muchas personas tienen un termómetro para horno en su cocina, pero terminan usándolo solo para cocinar carne, ¡a lo que decimos, “qué desperdicio”! Los termómetros incorporados en los hornos viejos a menudo no funcionan bien, por lo que si encuentra que una masa de pastel o merengue perfectamente buena simplemente no se levanta como se supone que debe hacerlo, o parece que no se agrieta o se seca cada vez, es posible que su horno no esté mostrando la temperatura exacta
Probablemente, la forma más económica de solucionar este problema y controlar la temperatura exacta en su horno es usar el termómetro del horno. Suelen ser asequibles y muy útiles en la cocina.

10. Use una cuchara ranurada para separar los huevos

Use una cuchara ranurada para separar los huevos

Cómo separar una yema de huevo de la clara sin perforar la yema es un dilema eterno. Algunas personas usan sus manos, otras usan el llamado método de media concha y otras compran como un artilugio especial solo para esa tarea. Personalmente, me gusta encontrar un nuevo uso para las herramientas que ya tengo en mi cocina, y el uso de una cuchara ranurada común para separar los huevos cumple esta tarea como si no fuera asunto de nadie.
Simplemente rompo el huevo en un tazón pequeño y luego recupero la yema con la cuchara. Solo asegúrate de hacer una yema de huevo a la vez para evitar romper las otras yemas en un intento de atrapar una de las yemas.

11. Evita un pastel con cúpula con este truco

Evita un pastel con cúpula con este truco

Incluso si sus ingredientes y receta son sólidos y su horno funciona perfectamente, a veces puede terminar con un pastel abovedado que está seco por dentro. Esto es muy molesto, ya que significa que tendrás que cortar parte del pastel para que quede recto nuevamente, y es posible que debas infundir el pastel con jarabe para humedecerlo.
Este problema se puede evitar mediante el uso de anillos de pastel, que se pueden comprar en tiendas o en casa.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *