El Fuego Griego, el arma mortífera del Imperio Bizantino

El Fuego Griego ayudó a proteger al Imperio Bizantino de los asedios durante muchos siglos. Su fórmula es un secreto que se perdió con el paso del tiempo.

El Fuego Griego se convertiría en el arma más potente de la cristiandad durante más de 700 años. Esto, en gran parte, permitiría a los bizantinos y a Constantinopla resistir a sus muchos enemigos. Llegó a ser tan importante para los bizantinos que el emperador Romanos II (reinó entre 959-963 d.C.) declaró que tres cosas nunca debían llegar a manos enemigas. Estas son las insignias imperiales bizantinas, cualquier princesa real, y el fuego griego.

Aunque las armas incendiarias no son nada nuevo en la guerra, por ejemplo, las flechas encendidas y las cazuelas, etc. está claro que el Fuego Griego era algo muy especial. En el siguiente artículo, exploraremos qué era y cómo se usó, además de especular sobre su receta exacta.

¿Qué es el Fuego Griego?

El Fuego Griego fue un arma incendiaria desarrollada y utilizada por el Imperio Bizantino, tanto en tierra como en el mar. Los relatos de la época, así como las imágenes contemporáneas, indican que tenía un efecto similar al del napalm de hoy en día.

El verdadero Fuego Griego no debe confundirse con el homónimo de las Cruzadas. Este último era una mezcla de salitre y aguarrás, pero el verdadero Fuego Griego era una sustancia mucho más potente.

fuego griego
Ilustración del Fuego Griego

Fuentes históricas indican que se originó bajo el reinado de Constantino IV Pogantus (668-685). Se cree que un refugiado sirio de habla griega, Callinicus de Heliópolis, refinó la receta alrededor del año 678 d.c.

Los relatos de la época hablan de cómo el Fuego Griego se incendiaba espontáneamente y no podía apagarse con agua. Por el contrario, parecía arder vigorosamente cuando estaba en contacto con el agua y se pegaba a cualquier cosa con la que entrara en contacto. Si esto es cierto, sería un arma naval muy potente.

asalto a un barco

El arma se empleó en una variedad de métodos. Se arrojaba en macetas o se descargaba de tubos portátiles o montados en barcos con sifón. En el caso de este último, se puede pensar, ostensiblemente, que es similar a un lanzallamas moderno.

Curiosamente, parece que se podría contrarrestar, al menos en parte. Los relatos árabes de la época hablan del líquido pegajoso que no se adhiere a la tela pesada o al cuero empapado en vinagre.

La fórmula secreta de Callinicus

Como dije anteriormente el Fuego Griego se le atribuye a un cristiano griego, Callinicus de Heliópolis. Llegó a Constantinopla luego de huir de la Siria musulmana alrededor del año 668 d.C.

Sin embargo, se sabe que una sustancia similar existía mucho antes de Callinicus. El Reino de Ponto utilizó una mezcla similar contra los romanos durante las guerras mitridicas del siglo I a.C. Callinicus probablemente usó esto como base para el Fuego Griego, pero lo hizo mucho más potente y fácil de usar.

Aunque la receta exacta era un secreto muy oculto, se sabe que el éter de petróleo o la nafta es uno de los ingredientes principales. Esto probablemente se originó en Crimea.

Se especula que el Fuego Griego probablemente consistía en una mezcla de petróleo, brea, azufre, resina de pino o cedro, cal y betún.

asalto a un castillo con el fuego griego

Algunos incluso especulan que podría tener pólvora o “salitre derretido” mezclado. La adición de azufre bien otorgaría a la mezcla el estruendo del ruido por el que se dice que el Fuego Griego se distinguía.

Debido a que la fórmula sólo pasó de Emperador a Emperador, poco más se sabe sobre el Fuego Griego. Esta precaución tuvo tanto éxito que se mantuvo en secreto durante más de 700 años y desde entonces se perdió en la historia.

A pesar de ello, algunos historiadores bizantinos describen algunas recetas parciales. Un ejemplo es de Anna Comneno y su obra La Alexiada:

Este fuego está hecho por las siguientes artes. De los pinos y de algunos árboles de hoja perenne, se recoge resina inflamable. Esto se frota con azufre y se pone en tubos, y se lanza por los hombres que lo usan con un aliento violento y continuo. Entonces, de esta manera, se encuentra con el fuego en la punta y atrapa la luz y cae como un torbellino de fuego en las caras de los enemigos.

El Fuego Griego fue un arma devastadora

El Fuego Griego parece que se usó por primera vez en 673 d.c durante el primer asedio árabe de Constantinopla. Una flota árabe con ambiciones de saquear Constantinopla (la actual Estambul) fue destruida por barcos armados con su nueva superarma.

barcos bizantinos fueron aumentados con tubos montados en sus proas. Bajo el mando de Constantino IV, toda la flota árabe fue diezmada utilizando su nuevo invento. El ejército terrestre árabe, se vio obligado a romper el asedio y a retirarse.

constantino iv
Constantino IV

El Fuego Griego se utilizó más tarde por otro emperador bizantino, León III el Isaurio, para repeler otro ataque árabe en 717. También lo empleó Romano I Lecapeno contra una flota rusa en el siglo X.

El arma al parecer era muy mortífera, especialmente durante las batallas marítimas. Por esta razón, algunos historiadores afirman que el Fuego Griego bien podría ser la razón principal de la larga supervivencia del Imperio Bizantino.

Por esta razón, el Fuego Griego era un secreto de estado muy bien guardado y sólo unas pocas personas conocían su composición exacta. El secreto de su composición se guardó tan bien que hasta el día de hoy se desconoce, pero su reputación es tan fuerte como lo era hace más de un milenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *