Origen del mundo según la mitología griega

Desde el nacimiento de la humanidad, el hombre siempre intentó dar respuesta a preguntas sobre su origen. Antes del surgimiento de la ciencia y su explicación a esta pregunta, existieron civilizaciones que expusieron su pensamiento a través de leyendas y mitos. Tenemos así a pueblos vikingos, griegos, romanos, mayas e incas que mediante su panteón de dioses otorgaron una explicación a su existencia. Los griegos tienen una rica diversidad de deidades a las cuáles rindieron culto y agradecieron su vida. En este caso hablaremos del origen del mundo según la mitología griega:

¿Cómo empezó todo? ¿Cuál es el origen de la vida? La respuesta puede variar según la civilización y la época. Según Hesiodo en su obra, Teogonia, el origen del mundo según la mitología griega es el siguiente:

El origen del mundo

Al principio, sólo existía el Caos, el vacío abierto, un ser hueco previo a todo. Entonces, ya sea por sí solos o fuera del vacío sin forma, surgieron otras tres deidades primordiales: Gea (Tierra), Tártaro (el Inframundo) y Eros (Amor). Una vez que el Amor estuvo allí, Gea y Caos, dos deidades femeninas, fueron capaces de procrear y dar forma a todo lo conocido y desconocido en el universo. Este fue el origen del mundo según la mitología griega.

Origen del mundo según la mitología griega

Los hijos de Caos y Gea

Caos dio a luz a Erebus (Oscuridad) y Nyx (Noche). Erebus se acostó con su hermana Nyx, y de esta unión surgió Éter, que representa el aire más puro, y Hemera, el Día.

Después, de manera individual Nyx engendraría a diversos hijos. Entre ellos tenemos a Moros (Destino), Keres (Muerte violenta y destrucción), Thanatos (Muerte), Hipnos (Sueño), Geras (Vejez), Oizus (angustia), Némesis (Venganza), Eris (Lucha), Apate (Engaño), Filósofos (Placer Sexual), Mimos (Culpa), y las Hespérides (Hijas de la Noche).

Caos mitología griega
Representación de Caos en la mitología griega

Mientras tanto, Gea dio a luz a Urano, el Cielo estrellado. Urano se convirtió en el esposo de Gea, rodeándola por todos lados. Juntos, produjeron tres grupos de niños: los tres Cíclopes, los tres Hecatónquires de cien manos y los doce Titanes.

La Castración de Urano

Sin embargo, Urano era un marido cruel y un padre mucho peor. Odiaba a sus hijos y no quería que vieran la luz del día, así evitaba que alguien lo destronase. Así que los encarceló en los lugares escondidos de la tierra, en el vientre de Gea. Esto enfureció a Gea, y ella junto a sus hijos conspiró contra Urano. Hizo un arpa, una gran hoz inflexible, e intentó incitar a sus hijos a atacar a Urano. Todos estaban demasiado asustados, excepto el Titán más joven, Cronos.

Origen del mundo según la mitología griega: castración de Uranos
Castración de Urano

Gea y Cronos prepararon una emboscada para Urano. Mientras se preparaba para acostarse con Gea, Cronos lo castró con la hoz, arrojando sus genitales cortados al océano. No está claro sucedió después con Urano; o murió, o se retiró de la tierra. Lo que sí sabemos, es que su reinado llegó a su fin. De la sangre de Urano que se derramó sobre la tierra debido a su castración, surgieron los Gigantes, las Meliáceas (las Ninfas de los Fresnos) y las Erinias (las Furias). De la espuma del mar que se produjo cuando sus genitales cayeron al océano, surgió Afrodita, Diosa de la Belleza.

Cronos devora a sus hijos

Cronos se convirtió en el siguiente gobernante. Encarceló a los Cíclopes y a los Hecatoncheires en el Tártaro y puso a la dragona Campe a protegerlos. Se casó con su hermana, la Titán Rhea, que engendró cinco hijos. Sin embargo, tanto Gea como Urano, anteriormente profetizaron que Cronos eventualmente sería derrocado por uno de sus hijos. Al igual que su padre, Cronos maltrataba a sus hijos, devorando a cada uno de ellos en el momento del nacimiento.

cronos devorando a un hijo
Cronos el devorador de hijos

Rhea angustiada por el trato que Cronos daba a sus hijos y, al igual que Gea, conspiró contra su marido. Por consejo de su madre, cuando llegó el momento de dar a luz a su sexto hijo, Rhea se escondió en Creta, dejando que el recién nacido se criara con las ninfas de la isla. Para ocultar su acto, envolvió una piedra en pañales y la hizo pasar como el supuesto bebé a Cronos, quien, sin darse cuenta de sus intenciones, se lo tragó, pensando que era su hijo.

El regreso de Zeus

Como adivinarás, el niño era Zeus. Criado por las ninfas Adrasteia e Ida, y la cabra Amalthea, se convirtió rápidamente en un joven guapo en una cueva en el Monte Cretense Ida. Cuando llegó el momento, dejó Creta para pedirle a su futura esposa, la Titán Metis (Sabiduría), un consejo sobre cómo derrotar a Cronos. Ella respondió preparando una bebida indistinguible del vino favorito de Cronos, pero diseñada para hacerle vomitar durante años. Zeus se disfrazó de copero de los dioses y, pasó con éxito la bebida a Cronos.

Origen del mundo según la mitología griega

El plan funcionó perfectamente: Cronos empezó a vomitar y derramó a los cinco hermanos de Zeus. Abrumados por la gratitud, Hestia, Deméter, Hera, Hades y Poseidón reconocieron a Zeus como su líder.

La Titanomaquia

Sin embargo, Cronos aún seguía al mando. Era muy viejo para protegerse de los ataques de su progenie, pero consiguió la ayuda de los Titanes, que también temían a la nueva generación de dioses. Esto condujo a una guerra de una década entre los Titanes y los Olímpicos, que los griegos llaman Titanomaquia.

Atlas se convirtió en el líder de los Titanes y llevó a sus ejércitos a muchas victorias. En un momento dado, incluso parecía que Zeus perdería. Sin embargo, por consejo de Gea, fue al Tártaro y liberó a los Cíclopes y a los Hecatoncheires. En agradecimiento, los Cíclopes proporcionaron a Zeus su rayo característico; también hicieron un tridente para Poseidón y un casco de invisibilidad para Hades.

la titanomaquia

Sin embargo, como tantas veces antes, la victoria final no sería el resultado de la fuerza bruta, sino que ocurriría por un pequeño truco astuto, posiblemente de Prometeo, que desertó del ejército de los Titanes de antemano. Armados con piedras, Hecatoncheires tendió una emboscada a los Titanes. En el momento oportuno, Zeus retiró sus fuerzas, atrayendo a los Titanes a la trampa de los Hecatoncheires. Ellos empezaron a lanzar cientos de rocas, con tal furia que los Titanes pensaron que las montañas caían sobre ellos. Huyeron, y Zeus pudo finalmente considerarse a sí mismo el Rey del Universo.

Zeus exilió a los Titanes que lucharon contra él en el Tártaro. Sin embargo, hizo una excepción con Atlas: al ser el líder de la fuerza enemiga, su castigo fue sostener el universo sobre sus hombros.

Atlas cargando el mundo
Atlas recibió el castigo de cargar el mundo por la eternidad

¿Y te preguntarás cuando aparece el hombre en todo esto? El hombre aparecería más tarde gracias a Prometo, quién según los griegos es el creador de la humanidad. Este al ser un post del origen del mundo según la mitología griega, consideré no mezclarlo con el origen del hombre. Este último planeo narrarlo más adelante. ¡Estén atentos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *