Mito de Licaón, el primer hombre lobo de la historia

A menudo se habla del mito de Licaón o Lycaon como la historia del primer hombre lobo. Según la mitología griega, este hombre era el rey de Arcadia que fue castigado por Zeus debido a su impiedad. Hoy repasamos su historia y veremos por qué hizo enojar al dios de dioses para que lo castigue hasta el punto de transformarlo en licántropo.

Rey de Pelasgia o Arcadia

Los padres de Lycaon no están muy bien documentados. Algunos dicen que era hijo Pelasgo, rey de Pelasgia y bien de la oceánide Melibea o Cilene o Deyanira. Otra versión lo pone como como hijo de Titán y Gea. Pero la más aceptada es ser descendiente de Pelasgo, a quién sucedería como rey de Pelasgia, antiguo nombre como se le conocía a Arcadia por ese entonces.

Estos acontecimientos son anteriores al gran diluvio de la mitología griega, cuando Cecrops estaba en el trono de Atenas, y Deucalión fue rey de Tesalia.

TE PUEDE INTERESAR: Mito de Deucalión y Pirra, el diluvio de la mitología griega

Licaón tuvo muchos hijos

El rey Licaón fue poliamoroso y tuvo muchas esposas, entre ellas las ninfas, Cilene y Nonacris. Todas sus mujeres darían a luz a muchos hijos, al parecer tuvo alrededor de 50 hijos, aunque la cantidad y nombre de cada uno de ellos difieren entre las fuentes.

Los hijos de Licaón son famosos por viajar a través de la región, fundando muchas ciudades ubicadas posteriormente en Arcadia.

Zeus y los hijos de lycaon

Una de sus hijas es la famosa y bella Calisto, compañera y seguidora de la diosa Artemisa, ante quien había hecho un voto de castidad. Su belleza impacto a Zeus que se convirtió en Apolo (otra versión dice que en Artemisa) con el fin de seducirla. De esta relación nacería Arcas, nieto de Licaón y nombre del cual proviene la ciudad de Arcadia.

Mito de Licaón

El mito de la caída de Licaón normalmente se divide en dos versiones diferentes. En una, es un rey bueno y relativamente piadoso. Se dice que fundó la ciudad de Licosura y nombró al monte Liceo en su honor. También instigaría los Juegos Liceanos y construyó un templo dedicado a Zeus.

Sin embargo, la piedad del rey de Pelasgia se quebró al sacrificar a un niño en el altar de Zeus como parte de su adoración. Este hecho molestó mucho al dios del Olimpo que con su rayo mató a Licaón y sus hijos.

La segunda versión del mito de Licaón es el más popular y en él se nos relata que junto a sus hijos fueron vistos como gobernantes orgullosos e impíos. Al igual que en la primera versión, su adoración por los dioses le llevó a realizar sacrificios humanos, degenerando su alma por completo. Llegó a tal extremo de asesinar y sacrificar a todo extranjero que llegaba a su casa violando así la ley sagrada de hospitalidad.

mito de licaon

Estos actos llegaron a oídos del gran Zeus, que decidió visitar Pelasgia disfrazado de vagabundo. A medida que el dios caminaba por el reino, sus signos de divinidad comenzaron a mostrarse, y la población comenzó a adorarlo.

Licaón incrédulo ante esto, decidió poner a prueba la divinidad de tal obrero. Él y sus hijos organizaron un banquete especial para el dios de dioses. Como plato, los hijos de Licaón decidieron sacrificar a su hermano Níctimo. Asaron sus entrañas y parte de su cuerpo y las sirvieron en un plato de comida para Zeus.

lycaon y zeus

El dios furioso volcó la mesa de servicio y decidió emprender su venganza. Con sus rayos asesinó a los hijos, convirtió a Licaón en un hombre lobo e incendió el palacio real. Ante el castigo divino, el ahora licántropo rey de Pelasgia no tuvo más remedio que huir y exiliarse.

Sucesor del rey Licaón

Zeus resucitó a Níctimo, el hijo sacrificado para el banquete, quedando como heredero del trono. Sin embargo, su gobierno duraría poco, ya que por las acciones de Licaón y sus hijos, Zeus enviaría el Diluvio a la Tierra con el fin de erradicar a esa generación de hombres.

¿Ya conocías esta historia del primer hombre lobo? Y si no ¿Qué tal te pareció? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *