El mozo de las heces ¿En qué consistía este trabajo?

El mozo de las heces o Groom of the Stool pasó a la historia como uno de los trabajos más burdos disponibles. Como su nombre indica, era el responsable de atender las necesidades de aseo del rey. El cuidaría del inodoro del rey, conocido en el período Tudor como un “taburete”. Se encargaría del suministro de agua, toallas y un lavabo para el Rey cuando hubiera terminado de hacer sus necesidades. Hay cierto debate sobre si el mozo de las heces fue responsable de limpiar el trasero del rey. Con algunos creyendo que lo hizo y otros pensando que sus deberes no se extendían a ese extremo.

Mientras que ser responsable de las funciones corporales del Rey puede parecernos bastante desagradable en los tiempos que corren, cuando ir al baño se considera un asunto privado, era muy, muy diferente en la era Tudor.

Groom of the Stool era la posición más alta disponible en la Cámara Privada del Rey. El mundo del Rey consistía en las cámaras interna y externa, la cámara interna también conocida como la Cámara Privada. Estas cámaras eran una serie de habitaciones, que incluían el dormitorio del Rey y el armario de la basura. En estas habitaciones el rey se retiraba a dormir, leer y socializar en privado.

Funciones del mozo de las heces

El rol apareció por primera vez bajo el reinado del rey Enrique VII cuando creó la Cámara Privada alrededor de 1495. En ese momento se consideraba que las funciones eran simplemente atender las necesidades personales del Rey, sin embargo, bajo el gobierno del Rey Enrique VIII, el cargo se amplió enormemente.

La Cámara Privada del Rey fue atendida por una serie de hombres, a la cabeza de los cuales estaba el mozo de las heces. Además de atender las necesidades de aseo del Rey, el novio de las heces también era responsable de supervisar las evacuaciones intestinales del Rey y de comunicarse con los médicos para asegurarse que el Rey gozaba de buena salud y no sufría de ninguna enfermedad. Una vez más, aunque esto pueda parecer repugnante, era vital que el Rey se mantuviera en buena salud para poder gobernar el país con eficiencia.

El mozo de las heces

Aunque inicialmente el mozo de las heces era responsable de atender las necesidades de aseo del rey, sus deberes y responsabilidades se ampliaron con el tiempo. Durante el reinado de Enrique VIII, una de sus funciones sería gobernar a los hombres que atendían al Rey en sus Cámaras Privadas. También era responsable de ayudar al monarca a vestirse y desvestirse, de llevar un registro de los gastos del Monedero Privado, de garantizar la seguridad de los artículos de la Cámara Privada, como la joya y la placa del Rey, y de dictar a quién se le permitía o no tener acceso al Rey en sus aposentos personales.

También asumiría el cargo de secretario privado del rey. Sir Anthony Denny, el último Groom of the Stool, también recibió la gran responsabilidad de cuidar el sello seco del Rey. Este sello se usaba para firmar el nombre del Rey en los documentos.

Beneficios del oficio

Naturalmente, al mozo de las heces se le concedía alojamiento dondequiera que el rey decidiera residir y también se le daban las ropas y los muebles viejos del rey. Una vez más, aunque la ropa de segunda mano no parezca un regalo tan prestigioso, tenga en cuenta que la ropa del Rey siempre estaba hecha de los mejores materiales, sedas y pieles. Eran extremadamente caros y muy lujosos.

Aunque no tenía influencia política y no participaba en las reuniones del Consejo Privado, seguía siendo un hombre extremadamente importante e influyente. El papel era muy solicitado debido a la proximidad del Rey. Era una de las personas más cercanas al rey y por lo tanto capaz de hablar en privado e íntimamente con el rey. La gente a menudo le pedía al mozo de las heces que pasara sus asuntos al rey o tal vez que buscara empleo para los miembros de su familia. Tenían el poder de hablar favorablemente o desfavorablemente de una persona al rey en situaciones privadas, por lo que era vital que las personas se llevaran bien con ellos.

Bajo el reinado de Isabel I, naturalmente, no se consideraba en absoluto apropiado que un varón asistiera a la Reina en sus asuntos más privados. Por lo tanto, en lugar del término mozo de las heces, se nombró a una Dama de la Alcoba. Una vez más, se ocupaba de las necesidades de la Reina en materia de aseo. Así como de vestirse y desvestirse, y era responsable de las demás damas de la Cámara Privada de la Reina.

La última persona en ostentar el título fue James Hamilton, sirvió a Eduardo, Príncipe de Gales, el futuro Eduardo VII. Sin embargo, cuando Eduardo llegó al trono, abolió la posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *