Emile Berliner, la historia del inventor del gramófno

En esta oportunidad veremos la historia del gramófono y su inventor Emile Berliner. Pero antes vayamos por partes y comencemos con un poco de contexto. Los primeros intentos de diseñar un dispositivo de sonido o música para el consumidor comenzaron en 1877. Ese año, Thomas Edison inventó su fonógrafo de papel de aluminio, que reproducía sonidos grabados de cilindros redondos. Desafortunadamente, la calidad de sonido en el fonógrafo era mala y cada grabación solo duraba una sola reproducción.

El fonógrafo de Edison fue seguido por el grafófono de Alexander Graham Bell. El grafófono usaba cilindros de cera, que se podían tocar muchas veces. Sin embargo, cada cilindro tenía que grabarse por separado, haciendo imposible la reproducción masiva de la misma música o sonidos.

El gramófono y los discos

El 8 de noviembre de 1887, Emile Berliner, un inmigrante alemán que trabajaba en Washington DC, patentó un sistema exitoso para la grabación de sonido. Fue el primer inventor en dejar de grabar en cilindros y comenzar a grabar en discos planos.

Te puede interesar: H.G. Well, el padre de la ciencia ficción

Los primeros discos estaban hechos de vidrio. Luego se hicieron con zinc y, finalmente, plástico. Un surco espiral con información de sonido fue grabado en el registro plano. Para reproducir sonidos y música, el disco giraba en el gramófono. El “brazo” del gramófono sostenía una aguja que leía los surcos en el registro por vibración y transmitía la información al altavoz del gramófono.

Emile Berliner

Los discos de Berliner son las primeras grabaciones de sonido que se pudieron producir en masa creando grabaciones maestras a partir de las cuales se hicieron moldes. De cada molde, se prensaron cientos de discos.

Emile Berliner, un hombre de negocios

Berliner fundó “The Gramophone Company” para fabricar en masa sus discos de sonido y el gramófono que los reproducía. Para ayudar a promover su sistema de gramófono, Berliner hizo un par de cosas. Primero, persuadió a artistas populares para que grabaran su música usando su sistema. Dos artistas famosos que firmaron desde el principio con la compañía de Berliner fueron Enrico Caruso y Dame Nellie Melba. El segundo movimiento de marketing inteligente que realizó Berliner se produjo en 1908 cuando utilizó la pintura de Francis Barraudla voz de su amo” (His Master’s Voice), como marca oficial de su empresa.

Emile Berliner gramofono

Más tarde, Berliner vendió los derechos de licencia de su patente para el gramófono y el método de hacer registros a la Victor Talking Machine Company (RCA), que más tarde convirtió el gramófono en un producto exitoso en los Estados Unidos. Mientras tanto, Berliner continuó haciendo negocios en otros países. Fundó la Berliner Gram-o-phone Company en Canadá, la Deutsche Grammophon en Alemania y la británica Gramophone Co. Ltd.

la voz de su amo
La voz de su amo

El legado de Emile Berliner también sigue vivo en su marca registrada, que representa una imagen de un perro escuchando la voz de su amo desde un gramófono. El perro se llamaba Nipper.

El gramófono automático

Berliner trabajó para mejorar la máquina de reproducción con Elridge Johnson. Johnson patentó un motor de resorte para el gramófono berlinés. El motor hizo girar el plato giratorio a una velocidad uniforme y eliminó la necesidad de arrancar el gramófono con la mano.

gramofono automatico

La marca registrada “la voz de su amo” fue transmitida a Johnson por Emile Berliner. Johnson comenzó a imprimirlo en sus catálogos de discos Victor y luego en las etiquetas de papel de los discos. Pronto, se convirtió en una de las marcas comerciales más conocidas del mundo y todavía se usa en la actualidad.

Emile Berliner, el micrófono y el teléfono

En 1876, Berliner inventó un micrófono utilizado como transmisor telefónico de voz. En la Exposición del Centenario de los EE. UU, vio un teléfono de la Bell Company y se inspiró para encontrar formas de mejorar el teléfono recién inventado. La Bell Telephone Company quedó impresionada con lo que se le ocurrió al inventor y compró la patente de micrófono de Berliner por $50,000.

Algunos de los otros inventos de Berliner incluyen un motor de avión radial, un helicóptero y baldosas acústicas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *