El médico de la peste negra. Te contamos su historia

El médico de la peste negra apareció durante el siglo XIV con los sucesos de la peste bubónica. Los primeros casos de peste bubónica o peste negra fueron descubiertos en el siglo XIV y es la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad, que afectó a toda Europa matando al 60% de los europeos, muriendo 50 millones de personas de un total de 80 millones de habitantes, según datos de la investigadora Diane Zahler. La plaga también afectó a los países del Este, pero no llegó a los continentes americano y africano.

Historia de la Peste bubónica

La peste bubónica fue descubierta en 1320 en el desierto de Gobi. En 1331 la peste llegó a China, en 1338 a Rusia, en 1342 a la India, y finalmente en 1346 al continente europeo. La peste era inevitable y nadie podía detenerla.

la peste negra

El siglo XIV tuvo momentos devastadores a causa de la peste. En los asedios se arrojaban cadáveres infectados a la ciudad con catapultas. Los barcos de pesca y comerciales se quedaron sin dirección con toda la tripulación muerta. Pueblos enteros quedaron desiertos cuando todos sus habitantes murieron. La economía prácticamente desapareció y el caos social estaba presente. Al principio se pensó que la comunidad judía era la causa de esta nueva enfermedad, por lo que muchos civiles iniciaron empezaron a cazar judíos.

La Peste Negra nació de una evolución de la bacteria Yersinia Pestis, que tuvo su propia pandemia en el año 500, conocida como la Peste de Justiniano. El principal medio de propagación de la plaga eran las picaduras de pulgas, que estaban escondidas en la ropa y los textiles.

La pandemia de la peste bubónica fue tan grande que toda la sociedad cambió, terminando los días de la Edad Media y dando lugar al Renacimiento.

El médico de la peste

Para detener la pandemia nació el médico de la peste negra, que eran médicos especializados en la atención de los infectados por esta enfermedad. El médico de la peste negra era contratado por las aldeas y se ocupaban de los ciudadanos de todas las clases sociales, ricos y pobres. Cuando no había suficientes médicos, se contrataba a personas de otras profesiones para ayudar a los infectados. Dado el riesgo de esta tarea, fue muy difícil encontrar gente capaz para hacer el trabajo, muchos de ellos murieron y otros huyeron. Cuidaban a los enfermos, se deshacían de los cadáveres, hacían autopsias y figuraban en el registro público de muertes causadas por la peste.

Nostradamus peste negra
Nostradamus fue un médico de la peste negra

Para tratar a los enfermos se derramaba sangre, usaban sanguijuelas y sapos todos los días, pero esto no era efectivo. El más famoso médico de la peste negra fue Nostradamus, quien dio consejos como remover cadáveres infectados, tomar aire fresco, beber agua limpia, tomar un jugo hecho con escaramujo y no sangrar al paciente. Nostradamus fue una referencia para detener la pandemia de la Peste Negra.

En los siglos XVII y XVIII, los médicos de la peste negra inventaron las máscaras para protegerse del “mal aire” y prevenir el contagio. Estas máscaras tienen lentes en los ojos y una larga cavidad en la nariz, que estaba llena de drogas y elementos aromáticos. Esta cavidad de aproximadamente medio pie de largo, tenía dos pequeños orificios de ventilación y su forma era muy similar a la de los picos de los pájaros. En el pico se utilizaban sustancias como el ámbar gris, las hojas de menta, el tórax, la mirra, el láudano, los pétalos de rosa, el alcanfor, el clavo y la paja.

La vestimenta de los médicos era muy heterogénea. Pero en 1619 Charles de L’Orme inventó un uniforme que era el más popular. Esta ropa consistía en una bata de tela gruesa encerada y una blusa introducida en los pantalones, que se atan a las botas. También llevaban sombrero y guantes. Todo el vestuario se hizo en cuero de cabra.

Vestimenta peste negra
Vestimenta característica del médico de la peste negra

El médico de la peste negra tenía un accesorio común, un bastón de madera que utilizaban para examinar a los pacientes sin tener que tocarlos. Algunos infectados pensaron que la Peste Negra era un castigo de Dios, y pidieron a los médicos que los azotaran con el bastón para compensar sus pecados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *