¿Quién fue Matthias Sindelar, el Mozart del fútbol?

El fútbol a lo largo de su historia nos regaló maravillosos talentos de la talla de Pelé, Maradona, Messi o Cristiano Ronaldo. Deportistas que sin dudas quedarán inmortalizados por sus hazañas en el balompié. Pero, hay algunos astros del fútbol pocos reconocidos (principalmente en los inicios del fútbol como deporte) que merecen que las personas conozcan su historia. Uno de ellos es Matthias Sindelar,el Mozart del fútbol”, una de las primeras estrellas del fútbol mundial. Considerado el mejor futbolista austriaco de todos los tiempos, repasamos su vida y como estuvo marcado por la tragedia.

Biografía de Matthias Sindelar

Matthias Sindelar nació el 10 de febrero de 1903 en la localidad de Jihlava, una región de Republica Checa, pero, que en ese entonces pertenecía al Imperio Austrohúngaro. A los tres años, Matthias y su familia parten a Viena (1906) en busca de un mejor futuro. La familia se estableció en pobre barrio obrero de Favoriten, donde comenzaría a dar sus primeros pasos en el balompié.

Matthias Sindelar dominando el balón

El joven Matthias comenzaría su educación futbolística, como lo hicieron muchos otros en Europa en ese momento, pateando una pelota en las calles junto con sus amigos. En esas tardes de calle jugando a la pelota se ganaría el apodo de “Hombre de papel”, por su increíble habilidad para evadir defensores rivales. A los 15 años, su vida cambiaría cuando empezaría a formarse como futbolista profesional…

Carrera profesional

Hertha Vienna descubrió su talento y lo llevaron a su esquema juvenil. Se quedaría allí hasta 1924, cuando se unió al FK Austria Viena. Su nuevo club se conocía entonces como Wiener Amateur-SV, pero cambiaría su nombre dos años después. En los años siguientes, hasta el fatídico 23 de enero de 1939, haría 703 apariciones en la liga para el club, anotando no menos de 600 goles.

Además de un título de liga en 1926, el club levantaría la Copa de Austria en 1925, 1926, 1933, 1935 y 1936, y la Copa Mitropa, una versión temprana algo trunca de la Copa de Europa, tanto en 1933 como en 1936. El Franz Horr-Stadion fue el escenario donde Matthias Sindelar desplegó su elegancia, gracia y habilidad con el balón. Poseía la capacidad de controlar los juegos con ingenio e imaginación y dominar a sus oponentes.

Su estilo de juego cerebral y complejo, menos directo y contundente que muchos de sus contemporáneos, alteró la forma en que la gente veía el fútbol. Es por esta razón que fue amado tanto por los fanáticos comunes como por los intelectuales de Europa. Muchos lo conocían como el “Hombre de papel” debido a su estructura engañosamente leve y endeble, mientras que algunos llegaron a llamarlo el Mozart del fútbol.

Sindelar y el Wunderteam

Matthias Sindelar fue miembro y líder del Wunderteam, el nombre como se le conocía a la Selección de Fútbol de Austria de la década de 1930. Dirigidos por Hugo Meisl, el equipo logró poseer la racha de 14 partidos invictos (1931 – 1932).

Bajo su dirección, el equipo nacional austriaco se adhirió a lo que se conoció como la “Escuela Escocesa de Fútbol“. El fútbol se basaba en un rápido intercambio de posesión dentro del equipo para sacar a los jugadores de la oposición de su posición y explotar los espacios creados.

Wunderteam austriaco
El Wunderteam, la selección de Austria que dominó los años treinta

Sindelar debutó con su selección en 1926 anotando en una victoria por 2-1 sobre Checoslovaquia. Pero no fue hasta principios de la década de 1930 que el equipo comienza a llamar la mirada de los fanáticos. Austria se convirtió en una selección imparable y Mathhias Sindelar era el centro de la misma. A lo largo de época, pocos pudieron hacer frente a ellos. El Mozart del fútbol fue temido por los defensores de la oposición y admirado por los austriacos. En Viena, era una celebridad, incluso fue uno de los primeros futbolistas en aparecer en anuncios publicitarios (leche y relojes).

El Wunderteam participaría en la Copa del Mundo de 1934 en Italia logrando su máximo pináculo. Antes de la cita mundialista, el equipo superaba ligeramente su pico de excelencia, muchos consideraban a los austriacos como el equipo sobresaliente de la época y fuertes favoritos para convertirse en campeones mundiales. Antes de la competencia, vencieron a Alemania por 5-0 y luego por 6-0, agregando otro recorrido de seis goles contra Suiza y una impresionante victoria por 8-2 sobre Hungría.

En 1932, ganaron la Copa Internacional de Europa Central, derrotando a Italia 4-2. El equipo ahora estaba en una cresta con personajes como Josef Bican, Anton Schall, Josef Smistik y Walter Nausch como sus estrellas, pero el más brillante de todos en el firmamento austríaco fue Matthias Sindelar.

Copa del Mundo Italia 1934

La Copa del Mundo de Italia en 1934 llegaría con una oscura tormenta política que empezaba a envolver Europa. Benito Mussolini al mando de su régimen fascista quería levantar la Copa del Mundo a cualquier costo y para ello empezó a importar estrellas Sudamericanas con el fin de reforzar la escuadra Azurri. Además, amenazó de muerte a sus seleccionados si no lograban campeonar.

Por su parte el Wunderteam empezó el mundial contra Francia. Los austriacos ganaron 3-2 con un gol de Sindelar. En los cuartos de final, derrotaron a Hungría por 2-1, logrando el pase a las semifinales. En esa instancia se enfrentarían a los anfitriones.

Selección italiana de futbol de 1934
Italia dirigida por Vittorio Pozzo ganaría la cita mundialista de 1934

El choque de estilos completamente diferentes se enfrentaron en un campo completamente empapado y remendado con arena. En esta situación el fútbol elegante de Austria no pudo florecer y el equipo perdió la oportunidad de pasar a la final.

El final de Wunderteam estaba cerca. Sindelar tenía más de treinta años y en esa época no existía la preparación física ni la ciencia que permite extender la carrera de un deportista. En un reconocimiento tardío, el Wunderteam obtendría la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 1936, ya sin Matthias entre sus filas. En 1937, Meisl murió; Para cuando llegó la próxima Copa del Mundo, en 1938, la suerte del mundo, y particularmente de Austria, cambió radicalmente.

En contra del Nazismo

En 1938, tropas de la Alemania Nazi tomaron posesión de Austria. Esto es lo que en historia se le conoce como el “Anschluss”, la anexión del país austriaco a territorio germano. Muchos austriacos dieron la bienvenida a los nazis, viendo esto como un momento histórico de unidad triunfante. Pero su llegada cambiaría todo, no solo por la despreocupada cultura bohemia de Viena, sino también por el fútbol.

Se decidió que el equipo nacional austriaco dejaría de existir, sus jugadores absorbidos en un nuevo equipo alemán. Pero antes de eso, se permitiría un partido final. Para celebrar el Anschluss, Austria jugaría un amistoso contra Alemania. El partido tuvo lugar el 3 de abril de 1938. Esta fecha sería testigo de uno de los juegos de fútbol más extraños y conmovedores jamás jugados.

partido entre alemania y austria en 1938

Hay un cierto desacuerdo sobre el comportamiento de Matthias Sindelar en el campo ese día. Según los informes, perdió varias oportunidades fáciles en la primera mitad, tanto que muchos creen que fue deliberadamente condescendiente con los alemanes. Jugando con ellos y burlándose de ellos con sus habilidades, usando el hermoso juego para registrar su ridículo hacia un régimen que despreciaba. Una visión más cínica es que Sindelar simplemente no estaba en plena forma. De cualquier manera, el juego parecía ser un empate o tal vez una victoria para Alemania, que es probablemente lo que querían los nuevos señores nazis de Austria.

Sin embargo, Sindelar sería reacio a esto y en tal vez un impulso de rechazo a la nación alemana, marcó el 1-0 Austria. No mucho después, un compañero de equipo marcó el segundo gol. La multitud se volvió loca, en lo que a menudo se considera el último estallido de patriotismo austriaco antes que la ocupación nazi acabara con toda disidencia. Sindelar incluso hizo un baile de victoria impertinente justo en frente de varios funcionarios nazis.

Muerte de Matthias Sindelar

Así llegaría el fin del Mozart del fútbol. Presionado para unirse al nuevo equipo germano-austriaco, Sindelar optó por retirarse y comenzó una nueva etapa como propietario de un café. Compró el establecimiento a un judío que se vio obligado a renunciar a su negocio, eligiendo pagar el precio total en lugar de la tasa de recorte a la que, como no judío, tenía derecho. Pasó sus días atendiendo a lugareños, judíos y no judíos por igual, y su evidente disgusto por el gobierno nazi fue notado por la Gestapo. Su nueva vida no iba a durar mucho.

Tumba donde descansa Matthias Sindelar
Tumba donde descansa Matthias Sindelar

El 23 de enero de 1939, un amigo descubrió el cadáver de Matthias Sindelar en su departamento, acostado junto a su novia inconsciente que también moriría poco después. La explicación oficial fue que habían sucumbido al envenenamiento por monóxido de carbono debido a un calentador defectuoso. Naturalmente, dado el estado de Sindelar como un sutil rebelde en el nuevo régimen, muchos creen que en realidad fue asesinado por los nazis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *