El Killifish africano puede ser la clave de la longevidad humana

¿No sería sorprendente si pudiéramos poner un botón de pausa en el envejecimiento ? Ese es el tipo de cosas que a menudo hemos escuchado en viejos cuentos populares. Pero, ¿qué pasaría si le dijéramos que esto es, de hecho, posible, y que un pequeño pez puede guardar el secreto para prevenir el envejecimiento humano?

El killis turquesa africano (Nothobranchius furzeri) es una pequeña criatura notable. Para sobrevivir en los lechos de estanques resecos durante las estaciones secas o similares a la sequía en lugares como Zimbabwe y Mozambique, estos peces pueden detener el crecimiento de sus embriones y ponerlos en espera durante cinco meses y hasta dos años. Es decir, los embriones entran en la animación suspendida y solo eclosionan cuando llega la temporada de lluvias y su hábitat se repone con suficiente agua. Sorprendentemente, esta duración coincide o, a veces, incluso excede su vida útil.

El proceso de diapausa y por qué es importante. 

Para dar más detalles, cuando el pez entra en esta etapa de animación suspendida, evita que los embriones requieran recursos esenciales cuando no están disponibles en su entorno. Por lo tanto, todos los procesos vitales del cuerpo del embrión, como el crecimiento muscular y de las células nerviosas, quedan en espera.

Científicamente, este proceso se llama diapausa y permite que los peces pequeños se adapten mejor a las presiones estacionales y los cambios ambientales. Sin embargo, no se sabe exactamente cómo protege la diapausa a los organismos vivos. Curiosamente, los killis, que son aproximadamente del tamaño de tu pulgar, tienen una vida adulta de aproximadamente seis meses.

peces

Esta información ha sido revelada en un artículo de investigación publicado recientemente en la revista ‘Science’.

En el estudio, los investigadores compararon embriones de pez asesino que detuvieron su crecimiento con aquellos que habían evitado la diapausa y eclosionaron en adultos. Se reveló que las diapausas no disminuyeron el crecimiento, la vida útil o la capacidad de reproducción de un pez adulto. Esto indicó que a pesar de que el animal detuvo su desarrollo por más tiempo que su vida típica, no envejeció.

Los investigadores también notaron que el mecanismo único empleado por el killifish implica ralentizar el crecimiento de células y órganos. Otro componente vital que ayuda al pez africano a lograr el proceso es una proteína llamada CBX7. Sin embargo, el punto más importante a considerar aquí es el hecho de que incluso cuando el pez adulto ingresa a esta técnica de supervivencia extrema, su vida útil no sufre efectos negativos. Esto es lo que más ha fascinado a los científicos.

¿Podría esta revelación ayudar a resolver el misterio del envejecimiento y la longevidad en los humanos?

Aprender sobre el mecanismo detrás de los trucos antienvejecimiento del killis turquesa africano puede ser un gran avance, ya que los científicos ahora pueden aplicar el mismo sistema a las personas y ver si funciona. La idea, por supuesto, todavía está en la etapa de discusión. Pero los investigadores dicen que este descubrimiento podría arrojar luz sobre mecanismos hasta ahora desconocidos para preservar las células y, con suerte, introducir un sistema para combatir el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad en los humanos.

“Creemos que es interesante desde un punto de vista fundamental comprender cómo se puede detener o suspender la acumulación del daño debido al paso del tiempo. Diapause nos ofrece una forma de entender esto ”, dijo la profesora de Stanford y coautora del estudio, Anne Brunet.

También vale la pena señalar que no todos los expertos están de acuerdo en que este estudio en particular es la mejor manera de resolver los misterios del envejecimiento y la longevidad. Muchos piensan que sería mejor si nos centráramos en la hibernación en los animales porque afecta a los animales adultos y preserva los órganos.

Por ahora, sin embargo, existe una gran emoción en el campo de la ciencia después de las revelaciones del estudio sobre el killis turquesa africano. Es posible que todavía estemos muy lejos de replicar lo que el pez hace en los humanos, pero si se puede lograr con éxito, se obtendrían posibilidades increíbles.

Imagínense: si los humanos pudieran realizar el mismo proceso del killi, una persona de 70 años puede tener una vida útil de 140 o más de 300 años. Ahora que es algo por lo que vale la pena alentar, ¿no?

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *