Astronomía Maya y los campos de estudio de esta civilización

Los antiguos mayas eran ávidos astrónomos, registrando e interpretando cada aspecto del cielo. Creían que la voluntad y las acciones de los dioses podían leerse en las estrellas, la luna y los planetas, así que dedicaron tiempo a hacerlo, y muchos de sus edificios más importantes se hicieron con finalidades astronómicas. Esta civilización estudió el sol, la luna y los planetas, en particular Venus. Hoy veremos un breve repaso de la astronomía maya y los campos que estudió.

El apogeo de la astronomía maya fue en el siglo VIII d.C. y los guardianes mayas publicaron tablas astronómicas que registraban los movimientos de los cuerpos celestes en las paredes de una estructura especial en Xultun, Guatemala, a principios del siglo IX.

astronomía maya

Las tablas también se encuentran en el Códice de Dresde. Un libro de papel de corteza escrito sobre el siglo XV de nuestra era. Aunque el calendario maya se basa en gran medida en el antiguo calendario mesoamericano creado al menos en el año 1500 a.C. los calendarios mayas fueron corregidos y mantenidos por observadores astronómicos especializados.

El arqueólogo Prudence Rice argumenta que los mayas incluso estructuraron sus gobiernos basándose en parte en los requisitos de seguimiento de la astronomía.

Astronomía maya y el cielo

Los mayas creían que la Tierra era el centro de todas las cosas, fijas e inmóviles. Las estrellas, lunas, sol y planetas eran dioses. Sus movimientos eran interpretados como dioses que viajaban entre la Tierra, el inframundo y otros destinos celestiales. Estos dioses estaban muy involucrados en los asuntos humanos, por lo que sus movimientos eran vigilados de cerca.

astronomía maya

Muchos eventos en la vida maya se planearon para que coincidieran con ciertos momentos celestiales. Por ejemplo, una guerra podría retrasarse hasta que los dioses estuvieran en su lugar. Un gobernante podría ascender al trono de una ciudad-estado maya sólo cuando cierto planeta fuera visible en el cielo nocturno.

Dios Sol Kinich Ahau

El sol era de suma importancia para los antiguos mayas. El dios del sol maya era Kinich Ahau. Era uno de los dioses más poderosos del panteón maya. Kinich Ahau brillaría en el cielo todo el día antes de transformarse en un jaguar por la noche para pasar por Xibalba, el inframundo maya. En una historia del Popol Vuh, los gemelos héroes Hunaphu y Xbalanque se transforman en el sol y la luna.

kinich ahau

Algunas dinastías mayas afirmaban ser descendientes del sol. Los mayas eran expertos en predecir fenómenos solares como eclipses, solsticios y equinoccios, así como en determinar cuándo el sol alcanzó su cúspide.

La Luna en la Mitología Maya

La luna era casi tan importante como el sol para los antiguos mayas. Los astrónomos mayas analizaron y predijeron los movimientos de la luna con gran precisión. Como con el sol y los planetas, las dinastías mayas a menudo afirmaban ser descendientes de la luna. La mitología maya generalmente asociaba la luna con una doncella, una anciana y/o un conejo.

ix chel

La principal diosa maya de la luna era Ix Chel, una poderosa diosa que luchaba contra el sol y lo hacía descender al inframundo todas las noches. Aunque era una diosa temible, también era la patrona del parto y la fertilidad. Ix Ch’up era otra diosa de la luna descrita en algunos de los códices; era joven y hermosa y pudo ser Ix Chel en su juventud o de otra forma. Un observatorio lunar en la isla de Cozumel parece marcar la ocurrencia del estancamiento lunar, el movimiento variable de la luna a través de los cielos.

Venus y los planetas

La astronomía maya conocía los planetas del sistema solar Venus, Marte, Saturno y Júpiter, y seguían sus movimientos. El planeta más importante para los mayas era Venus, al que asociaban con la guerra. Las batallas y las guerras se organizarían para que coincidieran con los movimientos de Venus, y los guerreros y líderes capturados también serían sacrificados de acuerdo con la posición de Venus en el cielo nocturno.

Los mayas registraron cuidadosamente los movimientos de Venus y determinaron que su año, en relación con la Tierra, no con el sol, tenía una duración de 584 días, aproximándose mucho a los 583,92 días que la ciencia moderna afirma.

Los mayas y las estrellas

Al igual que los planetas, las estrellas se mueven a través de los cielos, pero a diferencia de los planetas, permanecen en posición relativa entre sí. Para los mayas, las estrellas eran menos importantes para sus mitos que el sol, la luna, Venus y otros planetas. Sin embargo, las estrellas cambian de estación y los astrónomos mayas las usaron para predecir cuándo las estaciones irían y vendrían, lo cual era crítico para la planificación agrícola.

Por ejemplo, el surgimiento de las Pléyades en el cielo nocturno ocurre aproximadamente al mismo tiempo que las lluvias llegan a las regiones mayas de América Central y el sur de México. Las estrellas, por lo tanto, tenían un uso más práctico que muchos otros aspectos de la astronomía maya.

Arquitectura y Astronomía maya

Muchos edificios mayas importantes, como templos, pirámides, palacios, observatorios y canchas de baile, fueron dispuestos de acuerdo con la astronomía. Los templos y las pirámides, en particular, se diseñaron de tal manera que el sol, la luna, las estrellas y los planetas sean visibles desde arriba o a través de ciertas ventanas en épocas importantes del año.

xochicalco

Un ejemplo es el observatorio de Xochicalco, que, aunque no se considera una ciudad exclusivamente maya, ciertamente tuvo influencia maya. El observatorio es una cámara subterránea con un agujero en el techo. El sol brilla a través de este agujero durante la mayor parte del verano, pero está directamente sobre la superficie el 15 de mayo y el 29 de julio. En estos días el sol iluminaba directamente una ilustración del sol en el suelo, y estos días eran importantes para los sacerdotes mayas. Se identifican otros posibles observatorios en los sitios arqueológicos de Edzna y Chichén Itzá.

Astronomía Maya y el Calendario

astronomia maya, calendario maya

El calendario maya también tenía vínculos con la astronomía maya. Los calendarios mayas más populares son dos: Haab o año solar (365 días) y Tzolkin (260 días). El Haab tenía 18 meses de 20 días cada uno, con los cinco días restantes que se incluían en el mes Wayeb. Mientras que el Tzolkin se dividía en 13 meses de 20 días cada uno. Estos calendarios se alinean cada 52 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *